22
Jun

El poder del café

Por: El poder del consumidor

¿Qué es el café?

Las bayas del café se obtienen de dos de las más de 100 especies de arbustos del cafeto ―Coffea arabica y Coffea Canephora―. Sus granos, después de tostarse y molerse, sirven para preparar la deliciosa bebida del café, que es mundialmente famosa por ser altamente estimulante, siendo una de las tres bebidas más consumidas en el mundo junto con el agua y el té.

El grano se debe tostar para disminuir la acidez, aumentar la intensidad de la textura y lograr el equilibrio entre el aroma, el dulzor o amargo y la acidez del café.

Durante el tostado del grano de café ocurren dos momentos de explosión que se utilizan como indicadores del nivel de tueste alcanzado que son: rubio, canela, medio, ropa de monje, marrón, marrón obscuro, francés (seminegro) e italiano (negro).

También la molienda tiene un impacto importante en el sabor final de la bebida, un molido más fino producen sabores más intensos y ásperos, mientras que un molido grueso produce un café más acuoso e insípido.

Comúnmente, el café se consume antes o durante el desayuno, solo o con leche, frío o caliente, con o sin azúcar, aunque también se le suele añadir crema, chocolate, leche condensada o algún licor, dependiendo de la receta de la bebida. Actualmente, existe también la versión descafeinada.

El café tiene más de mil compuestos bioactivos con potenciales terapéuticos antioxidantes, antinflamatorios, antifibróticos y anticáncerígenos, entre los que se encuentra la cafeína, los ácidos clorogénicos, los diterpenos, el cafestol y el kahweol.

×