24
Nov

Cuida tu piel de los rayos del sol

El daño solar al cuerpo es causado por una radiación ultravioleta (UV) invisible. Las quemaduras de sol son un tipo de daño a la piel ocasionado por el sol. El bronceado también es una señal de que la piel está reaccionando a una radiación ultravioleta potencialmente perjudicial, al producir una pigmentación adicional que ofrece cierta protección (aunque con frecuencia insuficiente) contra las quemaduras de sol.

Pasar tiempo en el sol aumenta el riesgo de contraer cáncer o sufrir un envejecimiento prematuro de la piel. Personas de todas las tonalidades de piel corren el riesgo de sufrir este daño, pero tú puedes reducirlo al:

  • Limitar el tiempo que pasas en el sol, sobre todo entre las 10:00 a.m. y las 2:00 p.m., cuando los rayos del sol son más intensos.
  • Viste ropa que cubra tu piel expuesta al sol, tal como camisas de manga larga, pantalones, gafas de sol y sombreros de ala ancha. Ahora hay ropa que protege contra el sol disponible.
  • Usa protectores solares de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 15 o más regularmente y según las indicaciones (los protectores solares de amplio espectro ofrecen protección contra los rayos UVA y UVB, dos tipos de radiación ultravioleta que emite el sol).
  • Siempre lee la etiqueta para asegurarte de usar el protector solar correctamente y consulta a un profesional de la salud antes de aplicarlo a bebés menores de 6 meses.